La PREPOTENCIA

domingo, 19 de abril de 2009


Las personas prepotentes suelen aparentar ser muy seguras de sí mismas, pero en realidad es mentira, son inseguras, nada sinceras, se creen superiores respecto a los demás y tienen facilidad para darle la vuelta a las situaciones para tener siempre razón. Sin embargo, al mismo tiempo, son capaces de hacer, decir o manipular, con tal de hacerse notar y valer, para que el resto del mundo vea que son mejores que los demás y que tienen razón, aunque a veces no la tengan.


Este tipo de personas no saben aceptar un NO por respuesta ante ninguna situación, aunque parezca que la puedan asimilar, realmente casi nunca la aceptan ni tampoco que el resto de la gente no piense ni sea como ellas.


Nuestra vida se rige por muchos valores, uno de ellos y de echo muy importante, es el poder de decisión, para elegir nuestras preferencias y elecciones, pero para estas personas este poder de decisión no existe, sólo existen sus propias decisiones e ideales y quieren que el resto de la gente sea igual.


Pero llegará el momento, en el que chocarán con alguien que les plantará cara y les dirá que no van por el buen camino, que se están engañando a sí mismas, que aunque la realidad no les guste no pueden cambiarla basándose en mentiras ni manipulaciones, que todo el mundo no puede ser ni pensar igual, que cada uno puede opinar libremente lo que quiera, sea o no de gusto para el resto de la gente.


Para mi, si todos pensáramos igual e hiciéramos lo mismo seríamos clones y considero que en esta vida una gran cualidad, es poder ser uno mismo, aunque eso signifique opinar y ser diferente de los demás, pero eso sí, con una forma de pensar racional y comprensible, sin tener que discriminar ni criticar la opinión de otras personas porque no piensen ni crean lo mismo.


Espero que después de dar mi opinión sobre la gente prepotente, algunas personas se den por aludidas y tengan la oportunidad de cambiar y ser mejores, aunque la verdad cuando una persona es así nunca lo admite.


LA BRUJA.


17/04/09


18 comentarios:

MIN... dijo...

Muuuy de acuerdo. Y es que a estas personas terminas diciendoles que si pa que no te sigan sermoneando e intentando convencer de algo y luego corres para alejarte lo mas lejos posible. Esta de mas decir que no tienen amigos, porque todas han huido.

toñi dijo...

Hola Soy Toñi. Gracias por pasar por mi blog y darme así la oportunidad de conocer el tuyo.
Estoy de acuerdo contigo. Yo conozco alguna de estas personas y la verdad esque no se puede hablar con ellos si no quieres discutir.

Los has descrito perfectamente.


Un beso

laura dijo...

Holaa!
Bueno ya que ha spasado en mi blog y me sigues me añado en tus segudiores te he enviado un relato mio a la direccion que se encuenra arriba, me pasaré por aqui.

Saludos!

Tony dijo...

El que quiere ser grande, debe aparentar ser pequeño.
Si eres inteligente sólo te queda una cosa por hacer: demostrarlo.
No hay hombre más tonto que el que se cree inteligente.

Gracias por seguirme

UMA dijo...

Bueno, creo que simplemente se engañan a si mismas, por alguna razòn necesitan de la prepotencia, porque no saben hablar civilizadamente o simplemente porque carecen de una vida mìnimamente amable, entonces pretenden amargarselas a los demàs.
De todas formas, la prepotencia puede pasar a ser un estado de ànimo y a veces, si hay un vìnculo afianzado, la gente puede conciliar. Aunque a decir verdad, alguna vez incurrimos cada uno en actos de prepotencia, ya si es un estilo de vida es una cuestiòn diferente.
Muy buena reflexiòn, cada uno debe ser como es, mostrarse como es, y alejar a los prepotentes que se creen que pueden manejar nuestras vidas.
Algo asì me ha pasado, asì que sè de lo que hablo.
Un saludo.
Ya que eres mi seguidora, volverè-

Caƒeιnomana® dijo...

Gracias por el seguimiento!... Ya pasare un buen rato por aki.

Una cafeteria, un buen lugar para estar ;)


Besitos de cafe!

Adrisol dijo...

muy interesante tu espacio!!!!!!
felicitaciones..........
un abrazo

Bruja dijo...

Me alegro q os haya gustado mi reflexión,y que compartais lo q penseis sobre ella.

Gracias.

Natacha dijo...

Conozco algunas personas cercanas que son así y te diré que junto con su incapacidad de reconocer errores cabalga la incapacidad de corregirlos...
Un beso, cielo.
Natacha.

Adela Mizrahi dijo...

Estoy de acuerdo, la sociedad los festeja a veces sin darse cuenta que en realidad cargan con un gran vacio.
Me gusta tu blog.
Besos
Adela

TitoCarlos dijo...

Generalmente son débiles sociales y excesivamente susceptibles, pudiendo llegar a situaciones ridículas de las que no saben salir. Pongo un ejemplo en mi blog en el post 'Desafortunado impulso', basado en un hecho real.

Un beso,

Elisabeth dijo...

totalmente de acuerdo yo nunca me ha gustado la gente prepotente q le gusta aparentar


besitossss

Dixi dijo...

Indiscretamente estamos envueltos en escenarios prepotentes. En algún momento lo estamos, no esencialmente todo el tiempo. Hay circunstancias en que hacemos uso de ese estado, pasajero para algunos… mientras otros lo viven como una manera de “conquistar” vaya a saber que cosa. El tiempo se ocuparà de demostrar que con prepotencia hay logros… perniciosos.

... Pues sí, has dado en la diana.

Sr.M dijo...

Chale, me suenan como a "curitas" estabas hablando de esos weyes o me confundí, jeje, saludos

enero dijo...

como puede una persona dejar de ser prepotente

Anónimo dijo...

Hola

Gracias por este relato, lo he encontrado por casualidad.
Mi madre cumple todas estas características y yo ya no puedo más.
Tengo 31 años y ya no sé cómo tratarla.

Gracias de nuevo por hacerme sentir comprendida.

Dynara dijo...

Encontré este blog y post por casualidad y debo decir que me ha encantado. Toda mi vida he estado rodeada de ese tipo de personas por lo que te puedo decir que aciertas al 100% en lo que has explicado. Normalmente estas personas suelen tener pocos amigos y muchas incluso llegan a hacerse las victimas o manipularte para darle la vuelta a la tortilla. Y lo de las situaciones ridiculas de las que no saben salir....bufff...las puedo contar a cientos...
¡Un saludo!
Un saludito.